Guy de Maupassant, "Le Horle"

"¿Has pensado que sólo ves la cienmilésima parte de lo que existe? Considera, por ejemplo, el viento, que es la más grande de las fuerzas de la naturaleza. Derriba a los hombres, destruye casas, arranca los árboles de raíz, agita los mares formando olas gigantescas que azotan los acantilados y lanza los barcos contra los peñascos. El viento silba, ruge, brama, incluso mata a veces. ¿Lo has visto? Sin embargo, existe" (Guy de Maupassant, "Le Horle")

viernes, 16 de noviembre de 2012

Anhelo cobrizo


Bueno, queridos, después de varios meses ausente debido a problemas e historias de diversa índole, hoy os traigo un relato en el que he estado durante las últimas semanas en clase de francés (sí, finalmente estas clases han resultado ser tan decepcionantes y deprimentes como cabía esperar. La universidad no era tan bonita como la pintaban). Anyway, no me enrollo más. Espero que disfrutéis del relato y quien quiera que comente. Que os vaya todo bien, ¡un beso!



La brisa marina jugueteaba armoniosamente con las hebras de su melena cobriza, ligeramente rizada, que descendía rebelde y despeinada hasta la esbelta cintura. Era, sin lugar a dudas, la peculiar tonalidad de su cabello la razón por la que me sentía incapaz de apartar la mirada de aquella prístina aparición.
           
Se aferraba a la barandilla del mirador con sus largos y escuálidos dedos como si la vida le fuera en ello; como si un miedo irracional a despeñarse por el acantilado le hubiera sobrevenido de repente. Un ligero temblor sacudía su cuerpo, dotándolo de un leve nerviosismo que contrastaba con la tranquilidad reinante en aquel paraje.
           
Imaginé los mechones de su cabello rojizo deslizándose entre mis dedos, suaves como el lomo de un lobo salvaje; ardientes cual antorcha humeante. Pues estaba seguro de que al contacto con mi piel, aquella cabellera estallaría en llamas, reduciendo a cenizas los cimientos del mirado en el que nos hallábamos; lamiendo con sus lenguas de fuego hasta la última partícula de mi ser.
           
Desvié la mirada hacia su grueso suéter de lana. Aquel tejido beige era el único indicio que me indicaba en qué época del año nos encontrábamos. Por algún motivo que no alcanzaba a comprender, a mi cuerpo no le resultaba posible percibir el frío que abrigaba el lugar con su helado manto. Sentía entumecidas cada una de las extremidades de mi cuerpo, incapaces de realizar hasta el movimiento más simple; ajenas a cualquier tipo de estímulo externo.
           
Fue entonces cuando me cuestioné la existencia de aquella visión. Quise preguntarle su nombre, mas mis labios se negaban a pronunciar palabra. Quise avanzar hacia ella, mas mis piernas no me respondían. Estaba condenado a adorarla en la distancia, sin posibilidad alguna de interactuar con ella; soñándola e imaginándola entre mis brazos; temiendo a cada segundo que se desvaneciera cual sueño de verano.
           
Me di cuenta en aquel preciso instante de cuántos hombres y mujeres vivían como yo, condenados a admirar desde la distancia el objeto de su deseo; ignorados por aquéllos a los que amaban, quedando reducidos a meros espectadores de un espectáculo del que jamás podrían formar parte.

6 comentarios:

  1. Me ha en-can-ta-do. En todos los sentidos. Me ha recordado ligeramente a el relato de Bécquer "El rayo de luna"... la visión de esa mujer, el anhelo imposible, la búsqueda de una ilusión... no sé.
    Tu lenguaje ha sido simplemente SUBLIME. Las comparaciones, las metáforas, cada coma está en su sitio, está perfecto, perfectísimo. Por lo menos, tus clases de francés sirven para crear obras de arte como esta. No te hago la pelota, en serio. Es uno de tus relatos que más me gustan y con diferencia. :)

    ResponderEliminar
  2. Bienvenida a nuestro círculo querida. Se echaban de menos tus escritos, suerte que la clase de franchute da para algo porque lo que son las mías, nada de nada. Me gusta ver reflejado ese anhelo, esa necesidad que tal vez nunca llegue a satisfacerse.

    ResponderEliminar
  3. Buenas, enhorabuena por el blog, me gustaría intercambiar enlaces contigo y que nos sigamos mutuamente.
    Un enorme saludo desde http://orgullobenfiquista.blogspot.com/
    http://bufandasybanderasamps.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. hola soy ignacia, poco a poco comienzo a volver a mi blog, te invito a que te pases a darle una vuelta, escribo independientemente, espero que te agrade lo que veas, se agradece de todo corazon que leas este mensaje y visites
    http://honestamente-yo.blogspot.com
    -ignacia♥

    ResponderEliminar
  5. Precioso. Sencillamente inspirador y muy bien logrado =)
    Me ha encantado leerlo ^^
    Un besito!

    ResponderEliminar
  6. Primeramente gracias por tus palabras y una disculpa, no he podido tener mucho tiempo en responder los comentarios que he tenido en el blog.

    Sí, fue un golpe duro, pero al menos me demostró quienes eran realmente mis amigos. Durante ese tiempo me vi más solo por algunos y más acompañado de otros, aparecieron nuevas manos y la verdad es que gracias a eso puedo decir quienes merecen la pena y quienes no.

    Hace unos días terminé mis estudios, he estado estudiando cocina. Ahora tengo mayores conocimientos.

    Dejé un poco el blog abandonado pero no mis escritos, he seguido subiendo escritos en otros blog. Ahora he subido los regalos de navidad de varias personas, pronto subiré algunos fanfic y quizás varios relatos más.

    La novela que estoy desarrollando ahora va de la mano de un proyecto ambicioso llamado Beyond Hell, es una novela con personajes míos y de varias amigas. He pensado montar una novela en base a eso, que mis amigas me ayuden con la edición de imágenes y la creación de estas pues son maestras en dibujos de todo tipo.

    Si te interesa puedo invitarte a ver el proyecto http://beyondhell.creaforo.net/ hicimos un foro, aunque no es la fecha de la novela, este foro tiene fecha muy posterior.

    Sobre el texto ¿qué puedo decirte? muchos ambicionan pero jamás dan el paso al frente, es la cobardía. Puedo decirte que yo en ocasiones me he sentido un tanto cobarde, pero siempre he terminado lanzándome al imposible. Gracias a lanzarme de nuevo he vuelto a tener pareja, alguien que realmente me está cuidando y ha sido base del apoyo en los meses que he estado mal. También la contemplaba con deseo pero sin ánimo de acercarme por no romper esa magia, ella terminó acercándose a mi.

    En fin, espero que estés bien y sigas creando arte. Porque sin duda creas arte y todo arte tiene magia.

    ResponderEliminar